Stuart Young se unió a Shell tras haber sido el mejor alumno de su generación en la Universidad de Alberta, en Canadá.

Graduado en Comercio y Derecho Mercantil, en un primer momento tenía previsto ser abogado pero, tras conocer a un Recruiter de Shell en una jornada de puertas abiertas en la universidad, decidió unirse a nuestra empresa.

Con unos orígenes muy diversos (su madre es una aborigen canadiense First Nation y su padre es escocés), la diversidad que vio en Shell le resultó especialmente atractiva.

Cuando se integró en el Programa para graduados de Shell en Recursos Humanos, tuvo la sensación de que todo encajaba. «Me sentí cómodo desde el primer momento», afirma. «Siempre he querido trabajar en estrecha colaboración con las personas y en un lugar en el que pueda influir en la diversidad de una empresa». 

Crecer con TDAH

Pero había algo de lo que Stuart todavía no había hablado con sus compañeros. Concertó una reunión con su asesor de Recursos Humanos y le planteó su problema: Stuart padece trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) y lleva luchando con esta enfermedad desde la niñez.

Le diagnosticaron TDAH cuando era un adolescente; se trata de un trastorno mental que puede provocar que los intervalos de atención sean muy breves y la falta de habilidades organizativas, lo que puede dar lugar a una baja autoestima, un elevado nivel de elevada ansiedad y depresión.

Stuart decidió que cuando se adentró en el mundo profesional con Shell mantendría su situación en secreto. «Las discapacidades invisibles son, con frecuencia, las que más les cuesta entender a los demás», confiesa.

El apoyo de los compañeros

Junto con su asesor de Recursos Humanos y su superior, Stuart diseñó un plan para afrontar su problema. Decidieron que participaría en un curso externo de 12 semanas de duración para ayudarle a afrontar el TDAH y gestionar su carga de trabajo de forma más dirigida y efectiva. Como complemento a esto, con la autorización de su superior, Stuart concertó la visita de un profesional en salud mental todos los viernes por la tarde en la oficina.

Los resultados no se hicieron esperar. Más que darle las herramientas adecuadas para afrontar sus problemas, fue el liberarse de la presión que sentía al confesarse lo que le ayudó a desarrollarse en

el trabajo. Lo explica así: «Al hablar con mi superior y mis compañeros y pedir ayuda, sentí que podía avanzar».

Ahora, en su puesto de Graduate Recruiter, disfruta de una posición excepcional para ayudar a los estudiantes y graduados con discapacidades similares a encontrar su camino en Shell y a seguir promoviendo un entorno integrador donde todo el mundo pueda alcanzar el éxito. Uno de los consejos básicos que da es que es preciso hablar para poder recibir ayuda: el apoyo está ahí fuera y, si sufres una discapacidad invisible, no deberías tener miedo de darla a conocer.

Para Stuart, ser sincero y recibir el apoyo de su superior y sus compañeros fue la clave para superar su discapacidad: «Las personas necesitan recursos pero, ante todo, necesitan sentir que no están solas».

Más sobre oportunidades de empleo

La vida en Shell

Conozca e inspírese con nuestros pioneros, innovadores, aventureros y exploradores en todo el mundo. Descubra sus historias y obtenga una perspectiva de las oportunidades profesionales que ofrece Shell.

Diversidad e inclusión

Creemos en el desarrollo de una cultura inclusiva en la que todos puedan prosperar. Descubra por qué Shell da tanta importancia a la diversidad y a la inclusión.