La demanda global de gas natural podría incrementarse en un 50% para 2040, según la Agencia Internacional de la Energía.

El gas natural es el hidrocarburo más limpio al quemarse. Exploramos para encontrarlo y explotarlo, en tierra y en el mar. Equivale a más de la mitad de nuestra producción en la actualidad.

En México tenemos participación en el mercado de gas natural, como un equipo dedicado a la creación y desarrollo de dicho mercado. Actualmente contamos con capacidad en diversos ductos del país. Nos distingue la seguridad en el suministro, toda vez que, mediante nuestra filial Shell Energy North America (SENA), podemos acceder a volúmenes provenientes del Este y Oeste de Estados Unidos, y apoyamos el desarrollo indirecto de la construcción de infraestructura a través de contratos de capacidad que atiendan las necesidades de suministro de nuestros clientes.

Ventajas del gas natural

El gas natural es el hidrocarburo más limpio al quemarse, ya que produce aproximadamente la mitad del bióxido de carbono (CO2) y genera solamente la décima parte de los contaminantes del aire que emite el carbón cuando se quema para generar electricidad.

Existe en abundancia. Si se mantuviese el consumo en los niveles actuales, habría suficientes recursos de gas económicamente explotables para unos 230 años.

Es versátil. Una central eléctrica alimentada con gas se puede poner en marcha y parar mucho más rápidamente que una planta alimentada con carbón. Gracias a esta flexibilidad, el gas natural es un buen compañero de fuentes de energías renovables como la energía solar y la eólica, que solamente están disponibles cuando brilla el sol y sopla el viento.

Aplicaciones del Gas Natural

Gas natural licuado (GNL)

Enfriamos el gas natural hasta -162 °C (-260 °F) para convertirlo en líquido y reducir su volumen 600 veces, de manera que resulte más fácil y económico transportarlo hasta cualquier lugar del mundo donde se necesite energía. Una vez en su destino, volvemos a convertir el GNL al estado gaseoso para distribuirlo a los hogares y las empresas.

Como pionero del GNL, en Shell desarrollamos la tecnología para la primera planta comercial de GNL del mundo en 1964 y enviamos la primera carga comercial en la historia, lo que marcó el comienzo del comercio global de GNL. Desde entonces, hemos diseñado y construido muchas plantas de GNL, de varios tipos.

GNL flotante (GNLF)

Instalación flotante Prelude FLNG

Tradicionalmente, las plantas de GNL se construyen en tierra firme. Pero en Shell estamos construyendo unas instalaciones flotantes gigantes para producir gas natural licuado en el mar. El primer paso fue la construcción, en 2015, de Prelude FLNG. Estas son, además, las instalaciones flotantes offshore más grandes jamás construidas: 488 metros (1,600 pies) de largo y 74 metros (243 pies) de ancho.

En Shell hemos desarrollado una tecnología revolucionaria que permite producir, licuar, almacenar y descargar gas en buques tanque para el transporte de GNL en el mar. Permite acceder a grupos de campos remotos más pequeños desde unas mismas instalaciones de GNLF, o atender campos mayores mediante diversas instalaciones de GNLF.

GNL para transporte

Un camión preparándose para reponer combustible en una estación de servicio de GNL de Shell

El gas natural podría formar una mayor parte en la combinación energética para el transporte como combustible con un menor contenido de carbono, junto con los nuevos avances en eficiencia vehicular, biocombustibles y movilidad, ya sea eléctrica o con hidrógeno.
Estamos investigando el uso de GNL como combustible para camiones y buques de transporte con potencial económico y ventajas medioambientales en comparación con diésel y combustóleo. Otros usos posibles son para trenes, el sector minero y aplicaciones industriales. También estamos estudiando maneras de usar más GNL en nuestras propias operaciones.

Conozca mejor las posibilidades del GNL como combustible para el transporte en nuestro sitio web global

Gas a líquidos

La tecnología de "gas a líquidos" (GTL, por sus siglas en inglés) de Shell consiste en lograr que el gas natural adopte un estado líquido de gran calidad. De lo contrario, estos productos líquidos se elaborarían a partir de petróleo crudo. Entre estos se encuentran los combustibles para el transporte, los aceites de motor y los ingredientes para cubrir necesidades cotidianas como plásticos, detergentes y cosméticos.
Los productos GTL son incoloros e inodoros. Prácticamente no contienen ninguna de las impurezas (azufre, hidrocarburos aromáticos y nitrógeno) que se encuentran en el petróleo crudo.

Puede consultar más información sobre la tecnología gas a líquidos (GTL) en nuestro sitio web global

Más sobre energía e innovación

El futuro de la energía

Utilizamos nuestros conocimientos, tecnología e innovación para poder suministrar más energía cada vez más limpia a una población mundial que no deja de crecer.